Compromiso por el Buen Trato

Compromiso por el Buen Trato

Las personas y equipos que suscribimos este compromiso dedicamos nuestros mejores esfuerzos al cuidado, educación y acompañamiento de niñas, niños y jóvenes desde edades muy tempranas hasta la edad adulta. Madres y padres, religiosos escolapios, escolapios laicos y laicas, profesoras y profesores, personal de administración y servicio, monitoras, monitores, entrenadoras, entrenadores y demás voluntarias y voluntarios, somos testigos y partícipes del proceso más delicado e importante que se da en la vida de una persona. Conscientes de que nuestra responsabilidad y exigencia han de ser también máximas, queremos reafirmar nuestro compromiso en favor del buen trato, el bienestar y el bien crecer de las niñas, niños y jóvenes que nos han sido confiados. En primer lugar, mantendremos en todo momento una actitud de escucha, diálogo, prevención y vigilancia. Estaremos especialmente atentos a silencios y señales, a través de las cuales, aún sin hablar, las niñas, y niños y jóvenes muchas veces nos avisan y alertan. Igualmente seremos muy sensibles a sus observaciones e inquietudes por muy insignificantes que nos parezcan a primera vista. Estamos convencidos de que propiciar las condiciones y el ambiente preciso para el pleno desarrollo de todas las potencialidades que las niñas, niños y jóvenes albergan, y que están contenidas en el perfil competencial de nuestro alumnado, requiere el esfuerzo compartido de todas y todos. Por ello, nos comprometemos a reforzar los cauces de comunicación entre las familias y el colegio para que podamos celebrar todo lo bueno que les ocurra, compartir sus dificultades, alegrarnos de sus progresos y ninguna necesidad quede sin ser debidamente atendida. Del mismo modo, estaremos siempre comprometidos con un estilo educativo cercano y adecuado a cada edad y contexto, de tal modo que permita el diálogo y la corrección, siempre desde el máximo respeto a la integridad física, moral, emocional y espiritual de todas y todos. En todo momento primará su desarrollo y crecimiento personal, sobre todo, de quien se encuentre en una situación de mayor vulnerabilidad o tenga mayores dificultades en su proceso. Nunca aceptaremos entre nosotras y nosotros, actitudes o conductas que supongan un desprecio a la igual dignidad de todas las personas, independientemente de su edad, género, opciones personales o condición social. En todo caso, quienes asumimos este compromiso, seremos especialmente celosos y contundentes en la protección y garantía del derecho de las niñas, niños y jóvenes a una infancia y una vida feliz, segura y plena. Siendo consecuentes con este planteamiento, nos comprometemos a escuchar y atender todas las voces que nos hablen de hechos y actitudes, incluso del pasado, que hayan traicionado o traicionen este compromiso. Para ello, además de los cauces habituales de comunicación y relación, habilitamos esta dirección de correo electrónico, conocerlaverdad@escolapiosemaus.org  para que puedan canalizarse los testimonios que se estimen oportunos,  desde la garantía de sensibilidad, respeto y confidencialidad.  Los atenderemos con todos los medios con los que contamos, incluyendo el traslado a la fiscalía de aquellos hechos y actitudes que, además de ser contrarios e incompatibles con los planteamientos aquí señalados, pudieran ser constitutivos de delito. Este compromiso lo hacemos público como garantía exigible por parte de todas las personas y equipos que lo suscribimos, para que nuestros colegios sean lugares seguros y propicios para el pleno desarrollo, crecimiento, aprendizaje y felicidad de nuestras niñas, niños y jóvenes.

Congregación Provincial de las Escuelas Pías Emaús

Secretariado Provincial de Colegios

Aviso Legal - Política de privacidad